10 razones para enviar a tu hijo a un campamento Scout

¡Me encanta ir de campamento Scout!

He pasado por todas las etapas del escultismo. Castores, lobato, tropero/ranger, pionero, ruta/rover, scouter… y ha sido una verdadera explosión de sentimientos y conocimientos.

Pero probablemente lo mejor de ir al campamento es ver a las personas crecer con el tiempo.

Puedes ver como un tímido castor o lobato de 6 u 8 años que no sabe hacerse la mochila de montaña o atarse las botas de senderismo llega a convertirse en un joven con ganas de cambiar el mundo y de servir.

Un joven que no tiene reparos a la hora de liderar una canción dejando de lado la vergüenza para dar paso a un humor característico de un grupo de niños que no se sienten avergonzados o excluidos, sino integrados entre otros niños sin prejuicios, que no se ríen de ellos, sino con ellos.

Es por ello por lo que me gustaría compartir con todos mis lectores el…

¿Por qué ir a un campamento scout?

campamento scout

Aquí están mis 10 razones por las que asistir a un campamento scout en verano.

Sentirán nostalgia y lo superarán.

En algún momento de nuestras vidas, todos experimentamos nostalgia. Los niños que asisten a campamentos, tienden a experimentarla más temprano, ya que comienzan a extrañar a sus familiares y compañeros de clase.

En esta situación, a los niños le resulta alentador estar rodeados de otros niños que comparten sus miedos y sus dudas, esto les lleva a apoyarse entre ellos, y superar de una manera más eficaz esta complicada etapa por la que todos tenemos que pasar.

Aunque la primera alternativa para muchos niños es sentir nostalgia cuando llegan a la universidad.

Mi primer campamento de scout, fue en Pirineos, en un sitio que a muchos os sonará conocido: ‘el Valle de Pineta’.

Los primeros días se extraña a la familia, las comodidades a las que estamos acostumbrados se suprimen dando paso a unas costumbres que les ayudan a ser más independientes.

meme scout campamento

Definitivamente, había más lágrimas de las que me gustaría admitir. Pero para ello están los Scouters que ayudan a los niños a superar esos momentos de tristeza y desánimo con juegos, risas y enseñanzas.

Cuando finaliza la primera semana de campamento scout, no quieres regresar a casa, porque te invade una sensación de comodidad y diversión que no puedes suplantar ni por la mayor de las videoconsolas.

meme scout

Amigos, no sabéis la de veces que se repite este proceso. 😎😎

Ganarán confianza

Ir de campamento puede resultar desalentador para algunos niños, ya que para ellos es complicado abandonar el hábitat confortante y familiar en el que se encuentran sumidos.

Este, es uno de los factores hacia el rechazo de la asistencia a los campamentos.

Pero una vez allí, perderán los miedos y tirarán de sí mismos y de sus propios compañeros.

La primera noche en las tiendas de campaña suele ser complicada, ya que muchos niños no han dormido nunca en una tienda al aire libre y el principal motivo por el que los niños se sienten más reticentes es el miedo a los insectos, sobre todo porque muchos tienen la sensación de que van a morir devorados por la araña la araña Aragog de Harry Potter.

Pero poco a poco, los niños van ganando una confianza que siempre irá a más enseñándoles a ser independientes y a enfrentarse al mundo que les rodea sin temor.

Están en continuo movimiento y aprendizaje

Los campamentos de verano normalmente cuentan con una gran extensión de terreno, ya que tienen que tener suficiente espacio para colocar las tiendas de todas las secciones, y además, siempre nos gusta tener una piscinita o río cerca para disfrutar de unos baños refrescantes con nuestros amigos.

Caminar por los senderos en el campamento les da a los niños un tiempo muy especial para establecer relaciones y afianzar las que ya tenían establecidas.

Las actividades preparadas previamente al campamento por los scouters y por los propios niños complementan las actividades de ejercicio físico con el desarrollo de habilidades psicomotrices.

Pero sin duda, las actividades que más aclaman los niños son las moviditas, ya que les ayudan a despejarse, a correr y respirar el aire limpio de la naturaleza, además de contribuir a un buen rendimiento de su organismo y permitir que por la noche duerman como unos angelitos.

No cabe duda, que cualquier tipo de actividad relacionada al aire libre que les ayuda a conocer a sus compañeros e incluso a sí mismos, les proporcionan muchos más beneficios que pasarse el día pegado a la PlayStation.

 

mi tesoro

 

Probarán cosas nuevas 

En un campamento, los niños harán actividades que normalmente, no harían, (ya sea por vergüenza, por gandulería, o por otros factores), desarrollando su creatividad, y trabajando en un ambiente social relajado y cómodo en el que se sentirán realizados.

¿En qué otro lugar sino en un campamento podrías probar carreras de botes de cartón?

carrera de botes de carton

La pérdida de la vergüenza y la confianza en sus compañeros y en los scouters los expondrán a realidades y actividades que jamás experimentarían en casa o en la escuela.

Podrían escalar rocas, cantar a pleno pulmón, bailar como si fuese el fin del mundo y reír hasta sentir que su estómago se deshace delante de cientos de personas que le inspirarán confianza y seguridad.

Ser autosuficiente

La mejor manera de aprender a hacer las cosas sin ayuda de nadie es haciéndolas por ti mismo.

En un campamento, los niños no solo juegan y se divierten, también tienen diferentes tipos de actividades que muchas veces ellos mismos se imponen como una obligación. Como encargarse de no perder sus cosas, lavar sus platos e incluso su ropa.

Aprenderán que quedarse hasta medianoche hablando con sus amigos es divertido los domingos por la noche, pero que las consecuencias saldrán a la luz el lunes por la mañana con la salida del sol.

También podrán adquirir la experiencia de administrar sus materiales, cuidarlos, recogerlos, y sobre todo, compartirlos, aprendiendo el valor que puede tener una simple pelota.

Es un lugar seguro para fallar

¿Habéis escuchado alguna vez un refrán que dice: ‘A veces se gana, y a veces, se aprende’?

Pues eso es exactamente a lo que me refiero en este punto, puesto que aprenderán que no es posible ganar en todos los juegos, que no podrán conseguir todas las insignias los primeros y que lo importante en muchas ocasiones no es ganar, sino participar.

Aprenderán que si pierden una toalla, habrá algún amigo que les preste la suya, o incluso que si se te olvidan las calcetas en una marcha lo más probable es que al día siguiente tengas una gran ampolla de recuerdo.

En la vida, hay cosas que salen bien, y hay cosas que no salen tan bien, pero lo más importante de este punto reside en el aprendizaje. Ya que de los errores se aprende y no hay mal que por bien no venga ¿no dicen eso?

Lo mejor de todo, es que los niños estarán protegidos y respaldados las 24 horas del día por los scouters y el resto de personas que se encentran en el campamento, desde los cocineros hasta los propios castorcillos.

Después de estos días de campamento, los niños volverán a casa pensando que el hecho de que su perro se haya comido los deberes de matemáticas, no es el fin del mundo y que con esfuerzo y poquito de dedicación todo tiene solución en esta vida.

Aprendes a desarrollar habilidades

Los niños aprenderán a cuidar de los demás, pero sobre todo de sí mismos.

En muchas ocasiones, para un adulto es complicado delegar tareas importantes o complicadas en un niño, ya que les resulta preocupante que algo pueda salir mal, pero es de vital importancia que los niños sientan que confiamos en ellos y que cualquier objetivo cumplido por mínimo que sea, valdrá la pena.

El trabajo en equipo es uno de los puntos fuertes del campamento, junto con la organización ya que tienen que repartirse las tareas de manera equitativa para colaborar todos por igual.

Por no hablar de la cantidad de conocimientos que van a adquirir relacionados con la cabuyería, las construcciones y la supervivencia. Ya que se les infundirán conocimientos sanitarios e higiénicos entre otros muchos.

Ellos mismos establecerán sus propios horarios y decidirán por elección propia lo que les apetece hacer y lo que están dispuestos a poner de sí mismos para lograr sus objetivos.

.

Un campamento Scout es el lugar más amigable de la Tierra 

Lo siento Disneyland, pero el campamento Scout es el lugar más cómodo, divertido, productivo y seguro al que puedes enviar a tu hijo este verano. Ya que es imposible estar de mal humor rodeados de tantas buenas energías.

Los niños realizan las actividades que llevan queriendo hacer durante todo el año, ahora que tienen tiempo, y un lugar adecuado para llevarlas a cabo.

Tanto los scouters como las personas que ayudan a que salga bien un campamento se dejan la piel por realizar el mejor trabajo de sus vidas, sorprendiéndonos a todos con su esfuerzo y dedicación.

Es cierto que el tiempo no nos acompaña siempre, y puede caer un chaparrón o una gran nevada pero lo que tenemos claro es que incluso hasta mojados como una sopa, o cuando la nieve nos llegue por los tobillos sabremos encontrar la parte buena de la situación y disfrutar con ello aprovechando las cosas buenas hasta de los momentos menos planificados

Ver el mundo de manera diferente

En los campamentos no solo te relacionas con las personas de tu grupo, sino que te dan la oportunidad de conocer a niños de otros países, e incluso de otros continentes, empapándonos de su cultura, y sus realidades.

Aunque no podemos olvidar que cuando no hay paredes, la mente de los niños se encuentra mucho más abierta a nuevas ideas y retos, por lo que no sólo aprenderán y se dejaran guiar por el mejor camino sino que también podrán cambiar su punto de vista con respecto a su propia área de confort haciéndola más positiva.

Por no mencionar la paz y la tranquilidad que se respiran en un campamento, ya que todo el mundo tiene la ocasión de tumbarse en el suelo y sentir la tierra bajo sus dedos, el aire puro que entra y sale de sus pulmones, el característico sonido de los pájaros, como el viento mece delicadamente las hojas de los árboles y como tu cuerpo se relaja para dar paso a un estado de paz y reflexión que nos permitirá pensar en nosotros mismos, y en lo que nos rodea.

Hacer amigos que duran toda la vida 

En un campamento tenemos la oportunidad de conocer realmente a las personas por las que queremos seguir acompañados en este camino llamado vida. Personas importantes que nos enseñarán el valor de un te quiero, 😍😍 la sinceridad de una sonrisa, y el dolor que se esconde detrás de una lágrima.

compañerismo scout

Personas con las que descubrimos que necesitamos sentirnos queridos e integrados en una sociedad que nos valore y nos enseñe que lo material no es lo más importante, sino estar acompañado por aquellas personas que nos dejan ser como realmente somos sin máscaras ni prejuicios.

Y oh sí… que mejor manera de pasar un verano que en un campamento scout, aprenderán a remar su propia canoa.🛶🛶

Aunque, no debemos de olvidar, que la mejor manera de disfrutar de un buen campamento es utilizar el material de montaña más adecuado.

Si conocéis alguna razón más, por las que enviar a tus hijos a un campemento scout comenta y ayuda a los indecisos.👇👇

No dejes que nadie se quede sin saberlo ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario